|  NOTICIAS


Miércoles, 01 Febrero 2017 10:47

La Acción contra el Paro abre un diálogo con empresarios y entidades sobre el trabajo decente

En el desarrollo de la campaña "Iglesia Unida por el Trabajo Decente", la Acción Conjunta contra el Paro, creada en 2015 para combatir el desempleo, celebró ayer su VII Encuentro en el Centro Diocesano de Empleo (barriada de Palmete), fruto del gesto que la Archidiócesis ha tenido con motivo del Año de la Misericordia.

A diferencia de los anteriores, en esta ocasión, las entidades promotoras convocaron a personas del ámbito empresarial y académico para establecer un diálogo de reflexión sobre las dificultades y oportunidades que encuentran a la hora de generar trabajo decente.


Al encuentro acudió un total de 22 participantes, procedentes del ámbito académico, del tejido empresarial y de distintas fundaciones con fines sociales, así como los miembros de las entidades que promueven la Acción Conjunta.

Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas Diocesana de Sevilla, fue el encargado de moderar este diálogo introducido por Joaquín Castellón, delegado diocesano de Migraciones, que alentó a los presentes a generar puestos de trabajo dignos desde su vocación de empresarios: "la salvación de una familia pobre es un empleo", señaló.

Tras su intervención tomaron la palabra los demás participantes que, desde su experiencia personal como empresarios y agentes relacionados directamente con la creación de empleo, compartieron sus principales preocupaciones relacionadas con la empleabilidad y el trabajo digno.

Así, la falta de formación y políticas de empleo promovidas por la administración pública, los altos costes en las cotizaciones, la despersonalización de los trabajadores, la desprotección de sus derechos laborales o la temporalidad de los contratos fueron algunas de los obstáculos más repetidos por los presentes.

Por el contrario, las oportunidades más señaladas por ellos mismos para generar un empleo decente fueron: humanizar las relaciones laborales poniendo a la persona en el centro y como prioridad dentro de la empresa; cambiar la conciencia de que el trabajo equivale solo a un salario, la educación en valores y la incidencia en una cultura del esfuerzo y una formación propia como elemento motivador encaminado a la reciprocidad entre el empresario y el trabajador.

Después de dos horas de profundo diálogo, el encuentro finalizó invitando a los participantes a continuar favoreciendo esta iniciativa con el fin de crecer juntos, y como Iglesia, en la generación de empleo digno desde la responsabilidad social que todos tenemos en este ámbito.

Ante el cambio que se está produciendo en el mundo del trabajo, la Iglesia de Sevilla quiere seguir profundizando en su papel y en lo que puede aportar para que otra economía, otra empresa y el trabajo digno sean posibles. De esta forma, la Acción Conjunta contra el Paro continuará con su labor de sensibilización, a través de nuevos materiales de reflexión y sucesivos encuentros, implicando a los distintos agentes sociales relacionados con el empleo. 

  •  
  •  
     
     
     
     
     
  • Boletines

     
     
     
     
     
Web Analytics