|  NOTICIAS


Jueves, 13 Julio 2017 11:52

Los sevillanos cubrieron con sus donaciones el 25% de un proyecto de Cáritas para las víctimas de Siria

En total, Cáritas ha destinado 883.276 euros a esta ayuda.

La Iglesia de Sevilla inició el año pasado, a través de Cáritas Diocesana y la Delegación de Migraciones, una campaña de emergencia para ayudar a los refugiados que, en un principio, fueran destinados a nuestro país. Desde el inicio, los sevillanos respondieron con solidaridad y compromiso y aportaron con sus donaciones un total 300.000 euros. Ante la imposibilidad de destinar estos fondos a la integración y ayuda a los refugiados como estaba previsto, debido al bloqueo de acceso a Europa, la Archidiócesis decidió enviarlos a proyectos específicos de Cáritas Española que ya trabajan con refugiados y desplazados en sus zonas de origen (Siria e Iraq).

Una tercera parte se destinó a un proyecto de Salud Mental en Iraq para continuar con el apoyo psicológico y psiquiátrico a los desplazados iraquíes y a la población siria refugiada en el norte del país.

Las otras dos partes de los fondos obtenidos (200.000 euros) se destinaron, a través de Cáritas Española, a un proyecto que Cáritas Siria desarrolla en la región de Homs (Siria). Junto a Cáritas Suiza y Cáritas Italia, la organización ha logrado en esta última edición, que se lleva desarrollando desde 2011, aumentar el presupuesto debido al incremento de las necesidades, y ha conseguido sumar un total de 883.276 euros para continuar proporcionando asistencia alimentaria, médica y educativa para familias desplazadas y locales en situación de vulnerabilidad de la zona.

Homs, una ciudad devastada que necesita mejorar las condiciones de vida de sus habitantes

A medida que la crisis de Siria entra en su séptimo año, los civiles continúan soportando el peso de un conflicto caracterizado por el sufrimiento y la destrucción. 13,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, incluyendo a los 4,6 millones que están atrapados y desprotegidos en zonas asediadas y de difícil acceso. La ciudad de Homs, antes tercera ciudad más grande de Siria, es una de las zonas más devastadas y que más ha sufrido desde el inicio de la crisis. De los 1,4 millones de habitantes de Homs, más de la mitad han sido asesinados o desplazados y las familias que regresaron a la ciudad vieja lo han perdido todo y ahora viven en situación de total precariedad.

Por este motivo, Cáritas responde con este proyecto para atender las necesidades más básicas de la población. El presupuesto con el que cuenta este año permitirá, teniendo en cuenta criterios de vulnerabilidad social, intervenir con familias locales y desplazadas internas, facilitando alimentación básica, asistencia para el pago de alquileres, acceso a la medicación y servicios médicos, becas y material escolar, así como ropa para niños entre 4-12 años.

Aunque aún queda mucho por hacer, y lo más necesario es que cese la guerra, Cáritas Diocesana de Sevilla agradece la colaboración desinteresada de tantos sevillanos que ha permitido cubrir una parte importante de los gastos (25%) que supone ayudar a las víctimas de la guerra. Gracias por ayudar al prójimo en su dolor y esté donde esté. Seguimos luchando por la justicia. 

Más en esta categoría: « Fin de curso en Nazaret
  •  
  •  
     
     
     
     
     
  • Boletines

     
     
     
     
     
Web Analytics