Al encuentro

Diario, acontecimientos y relatos de inclusión social

Hacia una cultura del encuentro con los más jóvenes


"Escucha", "empatía", "todos somos iguales", "no generalices", "el problema es nuestra actitud", "hoy he conocido una historia que me ha hecho pensar"... Estas son algunas de las afirmaciones que el alumnado expresa en forma de mensajes de WhatsApp al final de las sesiones que tenemos con ellos.

Desde hace varios años, y gracias a la puerta que nos abrió el asesor de la delegación episcopal de educación, Javier Sierra, estamos visitando diferentes centros educativos de Sevilla y la provincia con el objetivo de acercar la realidad migratoria a los jóvenes. Cada vez son más los centros que nos llaman porque descubren que entre ellos se va corriendo una imagen estereotipada de las personas migrantes, cargada negativamente, y que preocupa de cara a pensar en la convivencia presente y futura.

“En mi opinión, ha sido muy interesante, ya que hemos podido escuchar su historia para llegar aquí y cumplir sus sueños, además nos hace reflexionar de la suerte que tenemos y no valoramos. Y sobre todo la importancia de saber que los que emigran no son ladrones ni delincuentes y que no nos quitan los trabajos”.

En nuestras sesiones tratamos de exponer en el aula las expresiones, sentimientos y formas de pensar que tienen sobre las personas migrantes. Es increíble cómo chicos de todas las edades coinciden en los mismos estereotipos, incluso si nunca han tenido contacto directo con algún inmigrante: nos quitan el trabajo, son unos aprovechados, son delincuentes, posibles terroristas, se llevan todas las ayudas. No pretendemos decir qué es verdad o mentira, sino ver con ellos cómo muchas de estas expresiones están cargadas de generalizaciones que impiden ver realmente la persona que tenemos delante. Y a base de preguntas abiertas vamos desmontado estos bulos. Sin embargo, y ahí es donde sentimos que nuestra acción cumple su objetivo, la única forma que hay de entender y comprender la realidad de estas personas, es escuchar, en voz propia, la historia de migrantes, la mayoría jóvenes, que nos hablan de su vida, de su decisión, de su difícil camino y llegada a España, de los esfuerzos que siguen haciendo aquí…Una historia que no coincide con los prejuicios que han aparecido al inicio de la sesión.

El coloquio que luego se establece con la persona que nos acompaña es el que realmente ayuda al cambio de mentalidad. Porque el desafío es escuchar antes de hablar, descubrir a la persona antes que las imágenes que tenemos sobre ellas... Y concluimos que es desde ahí, desde la escucha y el dialogo mutuo, donde las vallas y muros se derrumban, y se favorece el encuentro.

“La charla me ha gustado y me ha parecido entretenida porque es interesante saber el duro camino de estas personas dejando a su familia atrás y sabiendo que pueden morir por el camino sólo para tener una vida mejor”

Acabamos la sesión con la formulación de un mensaje en forma de WhatsApp que podamos difundir para contar esta realidad, ya que es en las redes donde precisamente más se comparten bulos y estereotipos, cargados muchas veces de odio. O bien colocamos lazos de colores en un lugar visible, con mensajes que hacen referencia a las redes de solidaridad necesarias para construir una Cultura del Encuentro.

Pero no solo queda ahí. En una segunda sesión, para ayudar a hacer un verdadero itinerario de compromiso, presentamos un desafío: la creación de un nuevo continente, EURÁFRICA, un continente que no existe en los mapas, pero sí en la realidad, porque día a día convivimos juntos. Y esa convivencia es un reto, no es algo dado, requiere de un compromiso. Mostramos una imagen del siglo XVI donde aparece claramente que esta realidad de mestizaje no es nueva, sino que somos tierra de convivencia abierta desde hace siglos. Y que esa relación con el continente africano no nos limitó nunca. Y a partir de ahí intentamos conocer datos básicos de nuestros vecinos: extensión, número de países, lenguas que se hablan, aportes en forma de premios nobel, beneficios materiales que comparten con nosotros, la convivencia interreligiosa…

“Me pareció interesante y divertido, pero también preocupante por lo que han vivido. Pero se me hace raro que tengan móvil cuando lo sueltan en el desierto".

Siempre de la mano de algún chico del proyecto vamos mostrando una imagen de África, más positiva, más igualitaria, en la que la relación no sea de dependencia ni paternalismo, sino de equidad. Y así los retamos a que, de forma creativa, sean capaces de mostrar (con canciones, rap, poesías, teatro, afiches...) esta nueva forma de entendernos desde la convivencia que camina hacia un nosotros cada vez más grande.

Nos queda por estrenar una tercera sesión, que el COVID ha dejado aún en el tintero: UBUNTU, HACIA UN NOSOTROS CADA VEZ MÁS GRANDE. Con ella queremos dar un último paso hacia el compromiso, hacia la construcción de esa convivencia que reconoce al otro con la misma humanidad que la mía; y que esa humanidad del otro es la que da sentido a la mía (esta es la filosofía del Ubuntu, propia del sur de África).

Estas sesiones, desarrolladas con jóvenes de 4º de la ESO y 1º y 2º de bachillerato de institutos públicos y privados de Sevilla, está ayudando a crear espacios para que los jóvenes puedan, desde ya, apoyar lo que el Papa nos propone: la construcción de un nosotros cada vez más grande.

#DíaInternacionalparalaeliminacióndeladiscriminaciónracial

Publish modules to the "offcanvs" position.