Jueves, 08 Noviembre 2018 14:05

Cáritas Venezuela hace balance de la respuesta humanitaria a la crisis en el último año y medio

Cáritas Venezuela acaba de hacer público un informe global de las acciones humanitarias desarrolladas en 16 diócesis del país para prestar ayuda de primera necesidad a las familias en situación más precaria a consecuencia de la actual crisis de acceso a la alimentación y la salud.

Este balance detalla las actuaciones que se han llevado a cabo durante los 18 meses de vigencia del llamamiento de emergencia lanzado por Cáritas Venezuela a la red internacional de Cáritas en julio de 2017 y que culminará en diciembre próximo.

Gracias al Programa de Emergencia desarrollado, Cáritas ha conseguido mejorar el acceso de los hogares en condiciones más vulnerables a medicamentos, suplementos nutricionales y alimentación complementaria. En total, 131.901 personas se beneficiaron directamente de estas acciones, a las que cabe añadir otros 89.165 beneficiarios indirectos.

Por apartados de intervención, el Programa de Emergencia de Cáritas Venezuela, que ha manejado un presupuesto aproximado de 1,5 millones de euros, ha centrado sus actividades en estos cinco ejes:

1. Acceso de los hogares más vulnerables a medicamentos, suplementos nutricionales y alimentación.

2. Desarrollo de un sistema de monitoreo de la situación sanitaria y nutricional, apoyado por 93 sitios centinelas en las redes locales de Caritas para la detección de la desnutrición infantil.

3. Puesta en marcha y fortalecimiento de una red de Caritas Parroquiales para ofrecer ayuda directa a las personas en situación más precaria.

4. Campaña para el fomento del tejido social, a través de la creación de 24 oficinas de seguimiento de la situación humanitaria, 1.051 comedores comunitarios, 47 alianzas de solidaridad con grupos y redes de apoyo humanitario, y 14 talleres de formación para niños y jóvenes en cultura ciudadana concluidos.

5. Fortalecimiento de las capacidades de respuesta humanitaria, tanto de las organizaciones locales como de los equipos diocesanos y los voluntarios de Cáritas.

Grave crisis nutricional y de salud

Desde 2015, Venezuela atraviesa por una grave crisis económica y social. Como señala Cáritas Venezuela en su balance, en 2016, la drástica caída en el precio del barril de petróleo, el principal producto importado del país, sumado a un proceso de control de las empresas privadas generó una progresiva disminución en las capacidades locales de producción, que se tradujo en una grave escasez de alimentos, y el colapso del sistema de salud y de acceso a medicinas.

Según la Encuesta de Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de febrero 2018, los venezolanos han perdido, de media, alrededor de 11 kg de peso desde 2017. El último boletín de Caritas Venezuela, de julio pasado, señala que 65% de los niños monitorizados presentan déficit nutricional y un 13,5% de GAM (Desnutrición Aguda Global). Asimismo, las encuestas sobre las estrategias de supervivencia realizada por Cáritas con las familias beneficiarias constatan que el 72% de los hogares reportan haber tenido que empobrecer su alimentación y el 63% haberse enfrentado a alguna forma de privación alimentaria. Solo el 15% de los hogares aseguran seguir consumiendo de acuerdo a un patrón alimentario adecuado.

Por otra parte, la pérdida de poder adquisitivo, unida al encarecimiento de los productos básicos, agrava la situación de pobreza de buena parte de la población, que explica, también, el aumento de la migración. Según la Organización Internacional de las Migraciones, son más de 2,6 millones los venezolanos registrado fuera del país y, según el ACNUR, unas 5.000 personas salen de Venezuela a diario.

Apoyo de Cáritas Española

Cáritas Española ha apoyado la respuesta de Cáritas Venezuela a esta emergencia de forma activa y permanente. Además de abrir una campaña de captación de fondos entre los donantes españoles, ha contribuido económicamente a las acciones humanitarias a favor de las familias atendidas por la Cáritas local y las Cáritas vecinas que están acogiendo a los venezolanos que salen del país.

Hasta la fecha y en el marco de esta respuesta de ámbito regional, Cáritas Española ha aportado a Cáritas Venezuela un total de 100.000 euros, a Cáritas Colombia otros 150.000 y una partida de 40.000 euros a Cáritas Brasil.