Martes, 13 Noviembre 2018 08:42

Mesa redonda para concienciar sobre el paro y la pobreza

Las entidades promotoras de la Acción Conjunta contra el Paro (ACCP) celebraron ayer, con motivo de la II Jornada Mundial de los pobres convocada por el papa Francisco el próximo 18 de noviembre, una mesa redonda en la trianera parroquia de Santa Justa y Rufina.

El acto contó con el testimonio de tres personas que compartieron la experiencia vital que lleva  a quedarse en situación de paro y a trabajar en medio de la precariedad. Así, comenzó José Manuel, un padre de familia que vio truncada su vida desde que la empresa en la que trabajaba lo deja en la calle. El paro pudo con él y con su familia pero gracias a la ayuda de varias organizaciones ha conseguido formarse y acceder a un puesto de trabajo digno. Le siguió Triana, una joven de 19 años del Polígono Sur. Triana tuvo muchas dificultades para terminar sus estudios, sin embargo, una vez terminada la enseñanza obligatoria comenzó a trabajar para poder ayudar a su familia. A pesar de su corta edad ya es consciente de la realidad laboral: trabajos con sueldos precarios y condiciones indignas.  

El último testimonio vino de la mano de una migrante colombiana que llegó a España en busca de un futuro mejor. Encontró trabajo, pero sin remuneración adecuada. Afortunadamente, unas religiosas le han ayudado a trabajar en condiciones dignas y apropiadas con la labor que desemplea.

 

Tras los testimonios, Alfonso Alcaide, de la HOAC, y Pepe Mairena, párroco de San Pío X (las Letanías), reflexionaron sobre la situación que vive actualmente el Polígono Sur, además de hacer una lectura cristiana de la pobreza para identificar a Dios en medio de ella.

Esta ha sido la segunda acción de este curso que desarrolla la ACCP para continuar su labor de sensibilización por un trabajo digno.