Martes, 10 Abril 2018 10:39

Encuentro de oración "Frontera Sur" en Tarifa

TarifaAlrededor de sesenta personas de nuestra Cáritas se sumaron el pasado domingo al encuentro de oración "Frontera Sur", celebrado en la playa de Los Lances, en Tarifa.

Este encuentro estaba convocado por las entidades que integran la red Migrantes Con Derechos ––Cáritas Española, la Comisión Episcopal de Migraciones, CONFER, y Justicia y Paz— como un gesto de solidaridad fraterna hacia las personas migrantes y refugiadas.

Como Iglesia que trabajamos en la Frontera Sur de Europa, queremos ofrecer este homenaje a cuantos han pedido su vida en aguas del Mediterráneo en su camino hacia nuestras costas y nuestro apoyo a cuantas personas están implicadas en la acogida, tanto en el norte de África como en el sur de España.

Os animamos a uniros a este homenaje, leyendo la oración que el papa Francisco proclamó en 2016 después de visitar el campo de refugiados de Mòria (Italia) y de firmar la declaración de Lesbos (Grecia).

 


Oración por los migrantes

“Dios de Misericordia, te pedimos por todos los hombres, mujeres y niños que han muerto después de haber dejado su tierra, buscando una vida mejor.

Aunque muchas de sus tumbas no tienen nombre, para ti cada uno es conocido, amado y predilecto.

Que jamás los olvidemos, sino que honremos su sacrificio con obras más que con palabras.

Te confiamos a quienes han realizado este viaje, afrontando el miedo, la incertidumbre y la humillación,
para alcanzar un lugar de seguridad y de esperanza.

Así como tú no abandonaste a tu Hijo cuando José y María lo llevaron a un lugar seguro, muéstrate cercano a estos hijos tuyos a través de nuestra ternura y protección.

Haz que, con nuestra atención hacia ellos, promovamos un mundo en el que nadie se vea forzado a dejar su propia casa y todos puedan vivir en libertad, dignidad y paz.

Dios de misericordia y Padre de todos, despiértanos del sopor de la indiferencia, abre nuestros ojos a sus sufrimientos
y líbranos de la insensibilidad, fruto del bienestar mundano y del encerrarnos en nosotros mismos. Ilumina a todos, a las naciones, comunidades y a cada uno de nosotros, para que reconozcamos como nuestros hermanos y hermanas a quienes llegan a nuestras costas.

Ayúdanos a compartir con ellos las bendiciones que hemos recibido de tus manos y a reconocer que juntos, como una única familia humana, somos todos emigrantes, viajeros de esperanza hacia ti, que eres nuestra verdadera casa, allí donde toda lágrima será enjugada, donde estaremos en la paz y seguros en tu abrazo”.