Jueves, 14 Marzo 2019 11:32

El III Encuentro diocesano de proyectos de mujer congrega a 160 personas

Unas 160 personas -entre participantes, voluntarias y técnicas- de los diferentes proyectos parroquiales de mujer que Cáritas acompaña en la Archidiócesis se reunieron en las Ruinas de Itálica (Santiponce) ayer miércoles día 13 de marzo en el marco del III Encuentro diocesano de proyectos de Mujer bajo el lema "La mujer que mueve el mundo".
 
 
La mañana comenzó con una breve ambientación de lo que sería la jornada. Hace pocos días se celebró el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), por lo que con este evento además de apostar por la convivencia, se pretendía que la sociedad se diera cuenta de que las mujeres son personas válidas y maravillosas; de que todos, hombres y mujeres por igual, pueden aportar en el día a día, en sus familias, sus barrios, sus entornos y trabajos. 
 
Las ruinas de Itálica pueden ser un claro ejemplo de que lo derrumbado puede ser hermoso y tener valor a pesar del paso del tiempo, que se puede reconstruir lo derruido: la mujer puede cambiar el mundo y salir de la situación en la que se encuentra tomando como base todas las fortalezas que tiene y apostando por su empoderamiento.
 
Una vez asentada la base del día, se realizaron tres grupos para realizar una visita al entorno que se encontraban donde, además de conocer un poco más la historia de Itálica y cómo se desarrollaba, se aprovechó para que entre las participantes pudieran compartir, conversar y pasear en un ambiente de naturaleza para romper con su rutina. 
 
Terminado el paseo, tuvo lugar una actividad donde se pudo ver cómo se apuesta por la unión y que los muros con los que se encuentran a diario vayan siendo menores: por ello, las participantes pegaron, en un muro de papel creado para la ocasión, sus cualidades, virtudes y mensajes de esperanza en forma de ladrillo con el objetivo de representar que poco a poco ese muro va a ser más visible con unos pilares que, como los que se podían ver en Itálica, seguirán sólidos con el paso de los años, pasarán de generación en generación.
 
Y antes de comer, algunas de las participantes leyeron un manifiesto en el que pudieron mostrar qué es lo que quieren, que no es otra cosa que igualdad y respeto:  
 
Estamos contentas de haber venido, hoy, aquí, a este III Encuentro de los proyectos de mujer de Cáritas Diocesana de Sevilla, para compartir nuestras ganas de vivir, nuestras ilusiones, nuestras inquietudes, nuestras esperanzas… un mismo corazón que lucha cada día por hacer un mundo más fraterno e igualitario, un mundo donde nosotras formamos parte de esa voz que vive y lucha por mostrar que “la mujer mueve el mundo”.  
 
Hoy, en este entorno tan bonito, todas juntas, alzamos nuestras voces al mundo entero, levantamos nuestros corazones… porque hoy más que nunca queremos pedir a los ciudadanos y ciudadanas de esta sociedad que no dejen de reconocer nuestros valores, nuestras aportaciones, nuestras cualidades… como personas y mujeres que somos y contribuimos a esta sociedad.  
 
Hacen falta manos con corazón. Hacen falta personas que se comprometan a fondo, que amen con algo más que palabras. Hacen falta personas que entreguen su vida de verdad por defender los derechos de la mujer… por luchar por una sociedad donde se manifiesta el valor de las personas, el valor de la mujer y su papel tan importante en nuestro mundo.
 
Transcurridos unos pocos días de la celebración del 8 de marzo, queremos pedir y seguir luchando por la construcción de un nuevo sistema económico, más justo y sostenible, a través de un modelo de Economía Solidaria, que evite la desigualdad entre hombres y mujeres, y ponga en el centro de las políticas los derechos de las mujeres.
 
Desde aquí, invitamos al conjunto de la sociedad y a las comunidades cristianas a los que pertenecen nuestros proyectos de mujer, para involucrarse conjuntamente en el desarrollo de una sociedad basada en la igualdad real entre hombres y mujeres. 
 
Reclamamos valentía y justicia para actuar firmemente contra cualquier forma de violencia machista, que ponga los derechos de las mujeres en el centro de las políticas, no únicamente por imperativo moral y obligado cumplimiento de los derechos humanos, sino como condición indispensable para el desarrollo sostenible de los pueblos.
 
Los asistentes pertenecían a 11 proyectos específicos de mujer procedentes de sus respectivas Cáritas parroquiales: Taller de Cáritas de la CP Nuestra Señora del Buen Aire (Sevilla), Trocitos de Todas de la CP San Isidro Labrador (El Priorato), Date un Respiro de CP San Antonio de Padua (Torreblanca), De la Cruz a la Luz de CP Santa Cruz (Lora del Río), Estrechando vínculos Potenciando habilidades de CP Santa María Madre de Dios (San José de la Rinconada), Nuestro Espacio Formativo: Entre Culturas de CP San José (San José de la Rinconada), Taller de la Abuela Santa Ana de CP Santa Ana (Cañada Rosal), Alegría de CP Nuestra Señora de la Oliva (Sevilla), Un Mar de Posibilidades de CP Nuestra Señora del Mar (Bermejales), Isabel Arias de CP Jesús Obrero (Sevilla) y la CP Nuestra Señora de la Candelaria (Sevilla).