Martes, 29 Octubre 2019 12:48

Cáritas Diocesana vuelve a agradecer el compromiso de sus empresas colaboradoras en materia de empleo

Cáritas Diocesana vuelve a agradecer el compromiso de sus empresas colaboradoras en materia de empleo
Cáritas Diocesana de Sevilla ha celebrado esta mañana, en el Centro Diocesano de Empleo, su tercer Encuentro Empresarial de Responsabilidad Social Corporativa que bajo el lema ‘Empresas unidas por el empleo decente’, que ha congregado a más de 40 empresas que colaboran con el proyecto de empleo a través de la formación, prácticas en empresas y facilitación de acceso al mercado laboral de los participantes del Centro. 
 
 
 
- El III Encuentro Empresarial de Responsabilidad Social Corporativa, bajo el lema ‘Empresas unidas por el empleo decente’, ha congregado a más de 40 empresas que colaboran con el proyecto de empleo. 
 
- El objetivo principal del encuentro ha sido fomentar el diálogo entre empresas y trabajadores para que el empleo decente sea una realidad, así como los retos de cada una de las partes para poder mejorar.  
 
 
Sevilla, 29 de octubre de 2019. Cáritas Diocesana de Sevilla ha celebrado esta mañana, en el Centro Diocesano de Empleo, su tercer Encuentro Empresarial de Responsabilidad Social Corporativa que bajo el lema ‘Empresas unidas por el empleo decente’, que ha congregado a más de 40 empresas que colaboran con el proyecto de empleo a través de la formación, prácticas en empresas y facilitación de acceso al mercado laboral de los participantes del Centro.
 
Mariano Pérez de Ayala, director de Cáritas Sevilla, ha querido recordar las conclusiones del VIII Informe FOESSA sobre exclusión y desarrollo social en Andalucía que se presentó a principios de este mes de octubre. En él, aunque se pueden extraer datos positivos como que dos tercios de la población andaluza han recuperado los niveles previos a la crisis, también es cierto que la sociedad se encuentra dividida en dos partes: una, la sociedad de oportunidades, donde se encuentran 5,7 millones de andaluces y no tienen ninguna dificultad para su supervivencia; la otra, la sociedad insegura, donde se ubican un millón de andaluces que, aunque disfrutan de una situación de integración, viven al filo de la navaja y tienen la certeza de que no se recuperarían si se presentase una nueva crisis.  
 
Precisamente, en el sector de la exclusión social se encuentra el 18,6% de los andaluces, lo que afecta a alrededor de un millón y medio de personas. Un sector de la población que tiene algún problema relacionado con la vivienda, la salud, el empleo, o han agotado la red de apoyo que les permitía salir a flote. El factor económico sigue siendo el motivo principal de la exclusión en Andalucía y por lo tanto, en Sevilla. Aunque ha disminuido el desempleo, “la desprotección y la precariedad han provocado que hoy las personas con trabajo no estén exentas de la exclusión”, ha comentado Pérez de Ayala, que quiso recordar que “la temporalidad y los bajos salarios han creado trabajadores pobres, lo que hace que esta situación cale en la sociedad con la idea de que el trabajo es más un privilegio que un derecho”. 
 
Por último, ha querido agradecer el trabajo de las empresas en su compromiso junto a Cáritas por la mejora de la empleabilidad decente de las personas desempleadas más desfavorecidas, que tengan propósitos y estén comprometidas y unidas por la transformación social desde su actividad profesional. 
 
Mesa redonda 
 
Desde el Centro Diocesano de Empleo se ha querido mostrar de una manera más cercana el itinerario, los distintos tipos de compromisos que tienen con las empresas por un trabajo decente y la posición que llegan a tener las propias personas que buscan empleo, por lo que se ha desarrollado una mesa redonda que ha estado moderada por Pilar Trillo, responsable voluntaria del Departamento de Empleo de Cáritas Diocesana de Sevilla y en la que han estado presentes Miguel Ángel Boza, de orientación laboral en el Centro Diocesano de Empleo; Elvira Sánchez, gobernanta del Hospital Quirón Salud del Sagrado Corazón; Mercedes Leal, event production manager de LB Plan Eventos; y Manuel Ortiz, participante y alumno del Centro Diocesano de Empleo.  
 
Cada uno de ellos ha tenido 10 minutos para articular su discurso que iba encaminado a sus propias experiencias y a responder preguntas como “¿qué puedes hacer para que el empleo decente sea una realidad?”, “¿Cuál crees que es el papel que debe asumir una empresa para favorecer la integración al empleo de todos?” o “¿dónde está el reto para poder mejorar en materia de empleo?”. 
 
Tras la mesa redonda, el evento ha acabado con la proyección de un video elaborado por Cáritas Española titulado ‘Cada gesto cuenta’, para agradecer y seguir concienciando a todos y en este caso particular a las empresas de que cada uno de los gestos que realizan hacen posible que se siga acompañando a las personas y familias que se han visto desprotegidas o están en situación de pobreza y exclusión.  
 
Con la entrega de un pequeño obsequio como recuerdo del día y un desayuno ofrecido por los alumnos del Centro Diocesano de Empleo, ha terminado el evento donde se ha procurado transmitir la necesidad de que las empresas deben estar unidas por el empleo decente, que tiene que ser poco a poco una realidad.