10 años de Cáritas Universitaria

En nuestro último boletín informativo, repasamos la trayectoria de Cáritas Universitaria en su décimo aniversario


En nuestro último boletín informativo, repasamos la trayectoria de Cáritas Universitaria en su décimo aniversario


Se cumple en pocos meses el décimo aniversario de Cáritas Universitaria, constituida en octubre de 2012 por decreto del entonces arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, con el fin de estimular y consolidar la labor caritativa que realizaba la Pastoral Universitaria desde su creación en 1988. Comenzaba, de este modo, a realizar su labor, primero, en la Universidad de Sevilla, a través de la colaboración con el Vicerrectorado de Estudiantes, y más tarde, desde 2014, en la Universidad Pablo de Olavide, a través del programa de becas “La Rosa Blanca”, bajo la supervisión del Vicerrectorado de Estudiantes, Cultura y Compromiso Social.

Cáritas Universitaria es una institución caritativa y social de la Iglesia de Sevilla que, fiel al mandato evangélico de Jesucristo, realiza un servicio de asistencia, formación y ayuda a estudiantes universitarios y, en general, a miembros de la comunidad universitaria en dificultades sociales y económicas. Pertenece, por un lado, a Cáritas Diocesana de Sevilla, de quien recibe el respaldo institucional; y, por otro, está íntimamente unida a las universidades de la archidiócesis -la Universidad de Sevilla y la Universidad Pablo de Olavide -, puesto que desempeña sus servicios en colaboración con ellas. Además, mantiene estrechos lazos de cooperación con la Hermandad de los Estudiantes; y colabora y trabaja coordinadamente con las Cáritas parroquiales en el desarrollo de su acción social.
 
El voluntariado de Cáritas Universitaria está formado actualmente por un grupo de unas treinta y cinco personas, entre profesores, estudiantes y personal de administración y servicios. Y su funcionamiento está estructurado en torno a las dos grandes líneas de acción desarrolladas: la acogida y el programa de Personas Sin Hogar (PSH).
 
La labor de acogida es uno de los ejes de nuestra actividad. En ella nos abrimos, nos encontramos y tendemos nuestra mano a los estudiantes que acuden a nosotros en demanda de ayuda. Se trata de una labor difícil, con situaciones a veces duras y complejas provocadas por situaciones familiares, problemas de salud, etc... A estas personas, además de hablarles de las posibilidades de ayuda que podemos ofrecerles, procuramos orientarlas hacia los recursos universitarios (ayudas de comedor, programas de alojamiento, ayudas propias), hacia las Cáritas parroquiales o hacia los servicios de Cáritas Diocesana. El perfil de los estudiantes solicitantes de ayuda va evolucionando con el tiempo, observándose más demanda de estudiantes extranjeros últimamente.
Durante la pandemia, esta actividad de Cáritas Universitaria ha tenido que adaptarse al entorno y las herramientas digitales, si bien en estos momentos se ha recuperado la presencialidad.
 
Junto a la acogida, el programa de Personas Sin Hogar se desarrolla en el seno de Cáritas Universitaria con una doble misión: por un lado, acompañar a uno de los colectivos más vulnerables, olvidados e invisibilizados de la sociedad; y, por otro, dar a conocer esta realidad a la comunidad universitaria. Si bien no era el primer proyecto de este tipo en Sevilla (el proyecto “Levántate y anda” de la parroquia de San Vicente fue el primero en una Cáritas parroquial), tuvo desde su inicio un carácter diferenciador: nunca ha estado circunscrito a un área particular o barrio, sino que acude a aquellas zonas de Sevilla con más presencia de personas sin hogar, sin importar lo lejos que estén. Todas las semanas, voluntarios vinculados a la comunidad universitaria se organizan en varias “rutas” y, propiciando la ocasión mediante el ofrecimiento de un café o un caldo, tratan de entablar conversación con estas personas, de interesarse por ellas y por su situación. Una conversación siempre consentida, siempre amable, siempre buscando que se sientan escuchadas. Esa es la labor del voluntario, establecer vínculos donde hay desvinculación, intentar, al menos por un rato, por unos minutos, una conversación normal y fraterna. A veces, con el tiempo y la confianza, se consigue ayudar a estas personas en otro nivel.
 
Tanto los voluntarios de acogida como los colaboradores en el programa de Personas Sin Hogar reciben formación por parte de Cáritas Diocesana, lo que propicia momentos de encuentro, convivencia y reforzamiento de la identidad.
También se busca compartir momentos de oración para cuidar la verdadera motivación. Además de estas dos líneas de acción, Cáritas Universitaria colabora también en los programas de becas y ayudas sociales para estudiantes universitarios en situación de necesidad realizados en la Universidad de Sevilla y la Universidad Pablo de Olavide: el Programa Estudiantes, de la Hermandad de los Estudiantes, en colaboración con la Fundación Manolo Maestre Dávila, la Fundación Casablanca y la Fundación OHL, en la primera; y el programa patrocinado por la Obra Social de la Fundación “La Caixa” y a la Fundación Persán en la segunda.
 
Desde Cáritas Universitaria damos gracias a Dios por estos diez años que vamos a celebrar, por todos los voluntarios que lo hacen posible, por la confianza que depositan en nosotros las personas que lo solicitan, por las universidades que nos apoyan y promocionan, y por las instituciones que generosamente colaboran con nosotros. Y seguimos pidiendo para que el Señor, que comenzó la obra buena, Él mismo la lleve a término.
 
Pablo Guija
Presidente de Cáritas Universitaria

Publish modules to the "offcanvs" position.