Miércoles, 04 Abril 2018 13:30

Organizaciones católicas expresan su solidaridad con el sacerdote brasileño Amaro Lopes

Francisco en Puerto MaldonadoLa sección brasileña de la Red Eclesial Panamazónica –una iniciativa pastoral creada en 2014 para promover la justicia, la legalidad, la promoción y la tutela de derechos humanos en toda la Amazonia, de la que forma parte Cáritas Española-, ha hecho pública una nota de apoyo al padre Amaro Lopes, frente a la calumniosa campaña dirigida contra él y la criminalización de su labor de defensa de los derechos humanos y de promoción de las comunidades campesinas de Anapu (Brasil).

Reproducimos el texto de la nota:

REPAM BRASIL: Nota de apoyo y repudio

Si callan la voz de los profetas, las piedras hablarán (Lc 19,40).
… Si cierran unos pocos caminos, mil senderos nacerán.

¡Sí! Miles de senderos iniciados por la hermana Dorothy Stang, siguen abiertos después de su martirio el 12 de febrero de 2005, en el municipio de Anapu, Estado de Pará. Rutas continuadas por el padre Amaro Lopes, conocido, amado y respetado por su incansable lucha en defensa de los derechos humanos, especialmente de los campesinos y pequeños agricultores de la región de Anapu. Gente sencilla y de gran valor en la defensa de la Amazonia y de la ecología integral.

En la parroquia Santa Luzia, como dirigente comunitario y coordinador de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) en la región, continuando el trabajo de hermana Dorothy, el padre Amaro actúa en el municipio de Anapu (PA). Hace muchos años, defiende la regularización agraria y el justo asentamiento de cientos familias de campesinos pobres de la región vinculados al Proyecto de Desarrollo Sostenible (PDS). En su misión, se ha puesto al servicio de la causa de los trabajadores y trabajadoras del campo siendo un soporte para su organización, su protagonismo y su incansable lucha en defensa de la Amazonia.

En esta semana en que celebramos los dolores de Cristo en camino al Calvario, el padre Amaro Lopes está siendo injustamente acusado y conducido por los mismos caminos del Calvario de Jesucristo. Los sumos sacerdotes, que otrora condenaron a Jesús, son los poderosos, exploradores de la Amazonia y de su pueblo, que ahora condenan al padre Amaro Lopes.

De la misma forma que reconocemos las injusticias de la condenación de Jesús, reconocemos también que lo mismo pasa con el padre Amaro. Por eso, compartiendo los mismos dolores de Jesús, clamamos por justicia y clamamos por la inmediata liberación de nuestro hermano. Repudiamos vehementemente las acusaciones impuestas sobre él de forma calumniosa.

Manifestamos nuestra solidaridad y nos ponemos a su lado, pidiendo que se haga justicia con transparencia y neutralidad. Que la verdad de los hechos sea apurada con el rigor de la justicia, y que el padre Amaro tenga el derecho de responder al proceso en libertad, como lo permite a cualquier ciudadano en situación parecida.

Estamos preocupados y acompañamos la investigación y espera la rápida aclaración de los hechos.

¡Que se haga justicia y que se celebre la Pascua de la Liberación!