Imprimir esta página

Proyecto Hombre y Cáritas Diocesana renuevan su colaboración un año más

Con el convenio, Cáritas vuelve a financiar con 36.000 euros diez becas destinadas a dar cobertura en los gastos y costes de tratamiento seguido por las personas beneficiarias.
 

Con el convenio, Cáritas vuelve a financiar con 36.000 euros diez becas destinadas a dar cobertura en los gastos y costes de tratamiento seguido por las personas beneficiarias.
 

 
Cáritas Diocesana de Sevilla y la Fundación Proyecto Hombre han renovado por sexto año su convenio de colaboración que va dirigido a financiar el tratamiento a personas acogidas por Proyecto Hombre. De esta manera, Cáritas vuelve a financiar con 36.000 euros diez becas destinadas a cubrir los gastos y costes de tratamiento seguido por las personas beneficiarias.
 
Cáritas Diocesana, vinculada histórica y fundacionalmente a Proyecto Hombre, reconoce así la importantísima labor realizada por esta institución en la atención integral a las personas drogodependientes y en la lucha contra las drogodependencias.
 
La renovación fue suscrita por Antonio Fragero Guerra, en representación del Patronato de la Fundación Proyecto Hombre, y Mariano Pérez de Ayala Conradi, director de Cáritas Diocesana de Sevilla, en la sede de Cáritas Diocesana. 
 
El convenio suscrito de becas de estos años ha permitido agilizar la atención a jóvenes y familias enviados desde las Cáritas parroquiales, siendo valorado muy positivamente. Además, durante más de quince años se ha venido prestando servicio con una vivienda de acogida al tratamiento de mujeres: desde la experiencia, las mujeres con problemas de drogas frecuentemente acarrean un mayor grado de exclusión, viviendo en muchas ocasiones en la calle y presentando a veces historias de malos tratos y soledad.
 
Con la firma de este convenio, la posibilidad que se le puede ofrecer con este recurso favorece la adhesión al tratamiento, por lo que cada vez más se presenta a los servicios sociales y a algunas Cáritas parroquiales que pueden tener participantes.
 
Algunos datos de impacto sobre los beneficiarios
 
Con el convenio, en 2019 se pudieron beneficiar 15 personas, 3 mujeres y 12 hombres. Además, cinco de las personas becadas ya han sido altas terapéuticas y han recuperado a sus familias, manteniendo el estilo de vida alejado del consumo de drogas y asentado en pilares y valores como la responsabilidad, el compromiso y la comunicación, lo que les permite seguir desarrollándose como personas con un buen grado de autonomía en la gestión de sus vidas. 
 
Las personas becadas continúan con su proceso terapéutico, es decir, abstinencia, adquisición de hábitos de vida más saludables, estabilización en el ambiente y relaciones familiares, motivación interna para el cambio, etcétera. Algunas personas también han podido recibir asesoramiento judicial.